No tienes un perro, el te tiene a ti

Reflexion de un perroReflexion de un perro perro triste

Reflexión de un perro

No tienes un perro, el te tiene a ti . Primero pregúntate cual es el objetivo de tener un perro.

En realidad te digo, tú no tienes un perro, el perro te tiene a ti.

Los perros y cualquier mascota suelen ser un miembro más en una familia.

Un perro cuando se integra a una familia suele ser leal y agradecido, por lo tanto les cuida hasta dar su vida.

Te voy a compartir una historia de reflexión que en lo personal me hizo reflexionar cual es el papel de un perro en casa.

Reflexión de un perro

No tienes un perro, el te tiene a ti

La historia que cuenta un perro

Cuando era pequeño estaba muy feliz porque tenía muchos hermanitos y estaba con mi mami feliz.

Un día llegaron a la casa unos  desconocidos y entre todos mis hermanitos y yo me escogieron a mí para llevarme.

Mis hermanitos y mi mami lloraban mucho y  yo  estaba muy asustado.

Cuando llegamos a casa de las personas que me llevaron, nos recibieron muy felices y todos jugaban conmigo.

Paso el tiempo y me hice amigo de todos los que Vivían en casa.

Me subían al sofá, me sacaban a pasear e íbamos a diferentes lugares en el coche y todos me acariciaban.

Tiempo después, comenzaron a decir que la casa olía muy mal por mi culpa, y decidieron subirme a la azotea.

Me daba mucho miedo las alturas, pero además, se les olvidaba ponerme agua porque el sol me daba directo y no tenía sombra.

Y también se les olvida darme comida, yo tanto que los quiero.

No tienes un perro, el te tiene a ti

Un día me bajaron de la azotea  y me subieron al carro, yo movía la colita de felicidad, pensé que las cosas iban a ser como antes.

Caminaron varios kilómetros y de repente se para el carro y todos nos bajamos, me aventaban objetos para que fue por ellos y yo feliz se los traía.

De repente cuando fui por algo que me aventaron, escuche que prendieron el motor del carro y regrese rápido pero arrancaron.

Me fui corriendo a tras del carro, pero fue imposible iba muy recio y no logre alcanzarlos.

Estaba muy preocupado porque pensé que me les había olvidado y se iban a preocupar por mí.

No tienes un perro, el te tiene a ti

Me quede varios días en ese lugar donde nos habíamos bajado, esperando a que regresaran por mí, pero nunca regresaron.

Tenía mucha hambre y frió, las costillas comenzaron a pegarse en mi cuerpo, me sentía muy débil, olía horrible.

Extrañaba a mi familia, si yo los amaba demasiado y pensaba que ellos a mí también.

Un día vi llegar un camión blanco, traía muchos perros yo pensé que estaban llevando con sus familias a los  perros que estábamos perdidos.

Se bajaron unas personas  me subieron al camión, me puse feliz pensé que mi familia ya me había encontrado.

Ellos me llevarían hacia ella.

De repente me llevaron a un lugar, donde tenían escavado un pozo muy grande y me dio mucho, mucho miedo.

Vi cuando comenzaron a aventar a los perros que venían en el camión al pozo y les daban un tiro.

Yo gritaba desesperado, estaba seguro que me iban a rescatar mi familia va a venir por mí, ellos me aman, AUXILIO, AUXILIO.

Me aventaron a ese pozo, sentí algo muy caliente en mi cuerpo y se comenzó a obscurecer todo.

FIN

Se requiere de  inversión para los cuidados de su mascota

Reflexión de un perro

Recuerda

no tienes un perro, el perro te tiene a ti.

Be the first to comment on "No tienes un perro, el te tiene a ti"

Leave a comment

Your email address will not be published.